Etiquetas

viernes, 30 de marzo de 2018

GUÍA “La Economía Social y Solidaria en el Contexto Educativo”



Con el objetivo de fomentar la Economía Social y Solidaria, Villaverde Activa ha elaborado una guía en el contexto educativo de la economía social y solidaria.
En ella se promueven los valores y principios de la Economía Social y Solidaria y se trata de motivar a los participantes a convertirse en agente de cambio social y económico para hacer posible una economía transformadora, solidaria y justa que esté al servicio del bienestar de las personas y de las comunidades.
La guía hace hincapié en el poder que todas las personas tienen para generar una economía más justa y solidaria y enseña a los alumnos las consecuencias y poder de sus acciones y decisiones. A través de trabajar temas como el consumo responsable, el comercio justo o las formas de organizar el trabajo, se pretende invitar a los participantes a la reflexión y la opinión crítica para motivarlos a transformar la realidad para lograr una economía y una sociedad más justas.
Se marcan como principales objetivos de la Guía los siguientes:
·        Dar a conocer a la comunidad educativa, y especialmente al profesorado, un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable.
·   Facilitar herramientas al profesorado para sensibilizar a la comunidad educativa, y especialmente al alumnado, sobre los principios universales que la Economía Social y Solidaria incorpora.
·     Motivar a la comunidad educativa a participar activamente en la construcción de un mundo más justo y solidario, defendiendo valores como la justicia social, la solidaridad, la libertad y la responsabilidad.
Las propuestas didácticas de este material incluyen actividades y materiales adaptados a las diferentes etapas educativas (primaria, secundaria, bachillerato y formación profesional) y a las diferentes franjas de edad dentro de dichas etapas, y profundizan sobre las siguientes temáticas:
·        Principios de la Economía Social y Solidaria.
·        Agroecología y Sostenibilidad Alimentaria.
·        Acciones sostenibles.
·        Consumo Responsable y Comercio Justo.
·        Desarrollo comunitario y principios de la Economía Social y Solidaria.
La guía ha sido realizada gracias a la participación de Economistas Sin Fronteras y Andecha – Participación y Trabajo Comunitario, entidades pertenecientes a la Red de Economía Alternativa y Solidaria de Madrid y al Mercado Social de Madrid, encargadas del diseño de contenidos, enfoques y elaboración de materiales y actividades de la Guía.
Leer más...

lunes, 26 de marzo de 2018

Le Salon du Vrac


Le Salon national des professionnels du vrac. Réseau Vrac lance le premier salon dédié aux professionnels, dans le cadre de l’Assemblée Générale 2018 qui se tiendra la matinée.
Actuels et futurs commerçants, venez découvrir les nouveautés et les tendances du secteur vrac. Vous souhaitez développer ou approfondir votre gamme de produits vrac ? Gagnez du temps en participant au premier événement du genre de la filière vrac.
Lors de ce salon, une trentaine de fournisseurs venus de toute la France présenteront leurs produits, leurs équipements et leurs services aux porteurs de projets et commerçants désireux de gagner du temps et d’améliorer leur gamme vrac, autour de stands qui leur seront dédiés.

jueves, 8 de marzo de 2018

L'économie ne sera solidaire que si elle est féministe


Aujourd'hui, le 8 Mars nous nous arrêtons pour envisager une alliance qui prône un modèle socio-économique qui dépasse l'accumulation d'argent à tout prix dans le but ultime de l'existence et qui met les gens au centre, sur la base d'un des principes solidement établis.
L'économie sociale et solidaire et l'économie féministe multiplient les points de contact et d'échange depuis plusieurs années, partageant un engagement pour une économie qui recherche la durabilité de la vie sous d'autres paramètres.
Il s’agit alors de construire des alternatives pariant sur une économie solidaire et féministe, qui met au centre la vie des personnes et de la planète, au lieu des marchés et des processus d'accumulation.
Dans la recherche d'alternatives au modèle actuel de la mondialisation néolibérale, l'ESS fournit diverses initiatives socio-économiques qui fonctionnent avec une autre logique que celle concurrentielle de la logique du marché, offrant une autre manière de fonctionner basée sur la réciprocité, la solidarité et la coopération, mettant la nature au-dessus du marché et des bénéfices financiers.
C'est précisément là où l'un des plus grands potentiels de l'ESS  contribue au projet féministe de construire une société non sexiste et patriarcale et de prévoir un espace pour les pratiques économiques alternatives. C’est un laboratoire où s’expérimente de nouvelles façons de faire qui a un énorme potentiel pour favoriser l'accès des femmes à un travail rémunéré décent et non précaire ainsi que des formes d'organisation moins hiérarchisées et plus horizontales.
L'économie sociale en dialogue avec l'économie féministe ouvre des possibilités de surmonter la fragmentation entre les concepts de production et reproduction des modèles de société ou entre la politique et l'économie.  Cela rappelle aussi à l'ordre du jour de l’ESS des questions comme l'interdépendance ou la crise des soins à la personne, ouvrant ainsi beaucoup de points de dialogue et de travail à court, moyen et long terme.
Nous croyons que le mouvement de l'ESS contribue au projet féministe : parce qu'il n'y aura aucune proposition alternative pérenne sans transformer les relations de pouvoir et d'inégalité entre les femmes et les hommes ; parce que la meilleure recette pour sortir de la logique capitaliste passe par retrouver l'importance des personnes, de la bienveillance et des soins ; parce que si nous ne remettons pas en question les structures de domination et d'oppression envers les femmes, nous perdrons toute notre capacité de transformation.  
Johanna HARIRI
Mundo Leal


lunes, 5 de marzo de 2018

La cooperación, el poder de los débiles


El afán del ser humano por comprender el mundo nos ha llevado a cotas de conocimiento y tecnología inimaginables unos años atrás. Muchas de las grandes preguntas a las que nos enfrentamos a lo largo de la historia han sido respondidas gracias a la rigurosa aplicación del método científico, pero aún quedan cuestiones abiertas. Una de ellas, elegida por la prestigiosa revista Science como problema fundamental a resolver durante el siglo XXI, es el origen del altruismo y la cooperación entre individuos. ¿Qué nos impulsa a compartir el plato con quien nos rodea, incluso cuando el hambre aprieta?
Algunas cuestiones se nos resisten porque su abordaje requiere de la coordinación de dos o más ramas del conocimiento, y hasta hace pocas décadas las distintas ciencias estaban muy compartimentadas. Actualmente, la biología y la química están íntimamente ligadas, y la física y las matemáticas arrojan luz sobre algunas de las más complejas áreas de las ciencias de la vida.
En un trabajo reciente hemos abordado el origen de la cooperación combinando la teoría de la complejidad y la teoría de juegos. La complejidad es una ciencia en auge debido en gran medida al éxito de las redes sociales, y estudia el mundo desde una perspectiva global y trans disciplinar donde “el todo es más que la suma de sus partes”. La teoría de juegos “modélica” los procesos sociales como si fueran juegos entre competidores que cumplen determinadas reglas, y se popularizó gracias a la película Una mente maravillosa, donde se narraba la azarosa vida del premio Nobel de economía John F. Nash.
Nosotros analizamos la red de interacciones económicas entre los habitantes de tres pueblos del sur de la India en un programa de microcréditos. En dichas redes no existen interconexiones entre los habitantes de unos y otros pueblos, lo que los hace proclives a sufrir riesgos financieros debidos a una meteorología adversa o a plagas y no poder obtener financiación por su aislamiento social de las zonas pobladas más cercanas. Dichos pueblos deberían promover conexiones sociales y económicas con las comunidades vecinas. ¿Pero cuál es la estrategia de alianzas más beneficiosa? Nos enfrentamos al “juego” de en qué cesta colocar nuestros huevos, es decir, con quién conectar y de quién aislarse. Esta cuestión es aplicable a otros ámbitos, entre ellos el de la interacción entre empresas competidoras o grupos de investigación, o el diseño de las conexiones en hábitats ecológicos fragmentados.
La primera es una solución de “sumisión al más fuerte”, donde los grupos pequeños se conectan al dominante, beneficiándolo considerablemente. La segunda es una solución de “cooperación entre débiles”, opción más rentable para los pequeños.
¿Qué haría el lector si fuera la máxima autoridad de una de esas aldeas? En este momento de duda existencial, las matemáticas vienen a rescatarnos y afirman que en una gran variedad de casos aparecen dos soluciones que son estables y aceptadas por todos los competidores (lo que técnicamente llamamos “equilibrios de Nash”). La primera es una solución de “sumisión al más fuerte”, donde los grupos pequeños se conectan al dominante, beneficiándolo considerablemente. La segunda es una solución de “cooperación entre débiles”, opción más rentable para los pequeños.
Hasta aquí nada realmente llamativo. Pero cada estructura pequeña puede inducir por sí sola una transición global a la configuración cooperativa, independientemente de las acciones del fuerte. Es decir, que la solución en la que los débiles cooperan es más estable que aquella en la que se ven sometidos, y cualquier competidor, por pequeño que sea, puede obligar a todos a cooperar. Contra todo pronóstico, los peces pequeños se comen al pez grande.
La solución de cooperación es más productiva para el conjunto, pudiendo beneficiar incluso al competidor más fuerte. ¿Y cómo es esto posible? Porque a menudo se obtienen mayores ganancias netas manejando un porcentaje menor del mercado si este crece lo suficientemente rápido. ¿Qué preferiría usted, controlar todo el negocio del videojuego nacional en 2013, que ascendió a 313 millones de euros, o una porción ligeramente menor de los más de 1000 millones que se facturaron en 2016?
Frecuentemente tenemos la impresión de que las matemáticas se ponen del lado de los poderosos, que nuestra única alternativa es bajar la cabeza y claudicar ante el inexorable peso de las cifras. Pues no siempre. A veces, los números se posicionan a favor de los más débiles. Pero para ello hay que estar informado.
Jacobo Aguirre Araujo
Investigador del Centro Nacional de Biotecnología y miembro de ComplejiMad

http://ccs.org.es/ 
El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.


martes, 17 de octubre de 2017

La ONU debe hacer Declaración de ilegalidad de la pobreza por injusta e inhumana

El escandaloso aumento de los niveles de pobreza en el mundo ha suscitado movimientos para erradicar esta llaga de la humanidad.
En 2002 Kofi Annan, Secretario General de la ONU, declaraba con firmeza: “No es posible que la comunidad internacional tolere que prácticamente la mitad de la humanidad tenga que subsistir con dos dólares diarios o menos en un mundo con una riqueza sin precedentes”. Los datos son estremecedores.
OXFAM, ONG especializada en estudiar niveles de desigualdad en el mundo, presentó en enero sus resultados, cada vez más aterradores. Uno de los puntos clave será analizar los datos y medios eficaces para evitar la explosión demográfica y luchar contra ella como el arma más letal de destrucción masiva.
El sentido más profundo e imprescindible de esa Declaración de la ilegitimidad de la pobreza es poder crear en las distintas instituciones, países, municipios, en las calles de las ciudades, en escuelas, movilizaciones para identificar a las personas sea en situación de pobreza extrema o simplemente de pobreza, que sobreviven con poco más de dos dólares diarios y con acceso limitado a la infraestructura, vivienda, escuela y otros servicios mínimos humanitarios. Y organizar acciones solidarias que los ayuden a salir de esta urgencia, con la participación de ellos mismos.
Es urgente movilizar a la ciudadanía de todos los países para buscar proyectos eficaces para erradicar esa plaga que anula todos los derechos y posibilidades de una vida digna no sólo para los más pobres sino para el resto de una humanidad cada vez más interconectada. Oxfam, reveló que 8 personas con nombres y datos contrastados poseen una riqueza equivalente a la de tres mil seiscientos millones de personas. Es decir, cerca de la mitad de la humanidad vive en situación de penuria, al lado de la más degradante y ofensiva riqueza.
Si leemos afectivamente tales datos, denuncia Boff, nos damos cuenta del océano de sufrimiento, de enfermedades, de muerte de niños o de muerte de millones de adultos, estrictamente a consecuencia del hambre. ¿Dónde ha ido a parar la solidaridad mínima? ¿No somos crueles y sin misericordia con nuestros semejantes, ante aquellos que son humanos como nosotros, que desean un mínimo de alimentación saludable como nosotros? Se les remueven las entrañas viendo a sus hijos e hijas que no pueden dormir porque tienen hambre, y ellos mismos subsistiendo con restos de comida recogidos en los grandes basureros de las ciudades, o recibidos de la caridad de la gente y de algunas instituciones que les ofrecen algo que les permite sobrevivir.
La pobreza generadora de hambre es asesina, una de las formas más violentas de humillar a las personas, arruinarles el cuerpo y herirles el alma. El hambre puede llevar al delirio, a la desesperación y a la violencia. Aquí cabe recordar la doctrina antigua: “la extrema necesidad no conoce ley y el robo en función de la supervivencia no puede ser considerado crimen, porque la vida vale más que cualquier otro bien material”. Y en la actualidad el hambre es sistémica. Thomas Piketty, autor de El Capitalismo en el siglo XXI, mostró como está presente y escondida en Estados Unidos: 50 millones de pobres. En los últimos 30 años la renta de los más pobres permaneció inalterada mientras que en el 1% más rico creció 300%. Y concluye Piketty: “Si no se hace nada para superar esta desigualdad, podrá desintegrar toda la sociedad. Aumentará la criminalidad y la inseguridad. Las personas vivirán con más miedo que esperanza”.
Costaron muchos años de esfuerzos abolir la esclavitud, como el racismo, la discriminación de la mujer en muchos países, la opresión de monarquías hereditarias y de religiones impuestas, reconocer las libertades fundamentales para todos los seres a la vida, a la libertad de conciencia y de toma de decisiones, a vivir con dignidad, los derechos de las parejas y uniones de personas del mismo sexo, el divorcio, las parejas de hecho con independencia de injerencias religiosas por respetables que sean para sus adeptos pero sin derecho alguno a imponerlas al resto de la humanidad que ya ha avanzado en el reconocimiento de su derecho a una vida y a una muerte dignas, así como al respeto, cooperación y ayuda en la conservación del medio ambiente. ¿Para cuándo la abolición del hambre, de la ignorancia, de los desahucios, de la plaga del desempleo forzado por intereses, de la falta de atención médica a todos los seres con independencia de su origen, condición, circunstancias, de la injusta e imperdonable falta de la atención debida a las personas mayores y dependientes? Vale la pena vivir, luchar y rebelarse en esta lucha por la dignidad de todas las personas y la conservación del medio en el que vivimos, nos movemos y somos.
José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)

El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.

lunes, 11 de septiembre de 2017

La Nef et la transition énergétique

Le secteur de l’écologie est, de loin, le plus financé par la Nef et les projets liés aux énergies renouvelables y tiennent une place prépondérante, représentant plus du tiers des prêts débloqués par la Nef en 2016 (soit près de 12M€). Depuis sa création en 1988, la Nef met son expertise au profit des acteurs de la transition énergétique et accompagne les développeurs, installateurs et utilisateurs (sociétés de production ou collectivités locales) de centrales de production d’énergie électrique et thermique d’origine renouvelable : éolien, photovoltaïque, biomasse, hydroélectricité.

En 2017, la Nef renforce son action. Elle propose aujourd’hui une offre de financements complète et un accompagnement sur mesure, adapté aux besoins des porteurs de projets d’EnR. Son expertise interne lui permet de ne pas recourir à des audits externes. Deux chargés de crédit, dédiés au financement des EnR, effectuent ainsi une étude au plus juste de chaque projet, afin d’optimiser les plans de financement et la gestion de trésorerie. Ils proposent des solutions et des garanties adaptées aux différents besoins (installation, post-financement, rachat) et aux montants sollicités.

Si la Nef finance les projets de production d’énergie verte, elle n’en oublie pas pour autant un pilier majeur de la transition énergétique : les économies d’énergie. Ainsi, la Nef finance également des projets spécialisés dans les bâtiments à basse consommation, l’isolation, etc. (bureaux d’études comme Enertech, par exemple).

lunes, 21 de agosto de 2017

Fábricas de sudor y explotación laboral

Un consumo responsable debe tener en cuenta que muchos productos proceden de “fábricas de sudor”, y que no se puede permanecer indiferente. No más excusas ni campañas publicitarias que oculten sus excesos.
Los esfuerzos entre organizaciones humanitarias del norte y del sur han conseguido que algunas empresas adopten códigos éticos que mejoren las condiciones de trabajo y frenen los abusos de las multinacionales contra sus trabajadores en los países empobrecidos, cuyas legislaciones no protegen a los asalariados.  La batalla por los derechos laborales se ha trasladado al escenario de la comunicación y la denuncia social, donde las grandes multinacionales son más vulnerables.
La lucha contra la explotación laboral globalizada comenzó en los años ochenta, cuando las ONG y los sindicatos se movilizaron a través de denuncias públicas que afectaban a la imagen corporativa de las empresas y ponían en tela de juicio su legitimidad ética. Las empresas del norte habían trasladado buena parte de sus actividades al sur donde las legislaciones eran permisivas y los salarios muy bajos. Pero nuestra sociedad ha contemplado sus acciones: salarios rastreros, condiciones infrahumanas, agresiones verbales y físicas, y situaciones de confinamiento. Hace años que Nike aceptó, pero parece que no se ha respetado siempre, un código de conducta después de una virulenta campaña desatada por sus desmanes en Indonesia, China, y Tailandia. Estudiantes contra las Fábricas de Sudor (Students against Sweatshops), una asociación universitaria estadounidense, obligó a la multinacional a publicar parte de la ubicación de sus subcontratas. Aún así, la opacidad ha sido una constante.
En el Reino Unidos cinco grandes empresas textiles -como Marks & Spencer y C&A- asumieron sus respectivos códigos éticos después de tres años de presiones por parte de los consumidores y la coordinación de la ONG Oxfam.
La empresa suiza Migros, dedicada a la distribución de productos, remitió una carta a sus proveedores de Almería (España) para advertirles de que si no mejoraban sus condiciones laborales dejarían de trabajar con ellos. En la misma carta se explicaba que esta medida respondía a las peticiones de clientes que se negaban a consumir alimentos sin garantías sociales.
En 1998 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) enumeró las empresas que habían redactado códigos éticos, el 90% pertenecientes a países del norte. Este éxito debe ser matizado y sopesado: sólo el 15% de los códigos mencionan la libertad de asociación y sólo el 25% se comprometen a no recurrir al trabajo forzado. Su aplicación es todavía una asignatura pendiente.
Algunas multinacionales dicen no creer que la equivocación resida en las malas condiciones laborales o de contratación que imponen en el sur, sino en una mala gestión de su comunicación. Una “eficaz” campaña de Nike puede eclipsar la (pésima) situación laboral de 500.000 trabajadores.
Parece que ha llegado la hora de revisar esos compromisos, muchos de ellos abandonados o tergiversados, porque la corrupción ha adoptado diversas formas financieras y servirse de paraísos fiscales, porque padecen millones de trabajadores de países del Sur mientras el glamour y los premios siguen amparando a sus explotadores.
Todavía persiste una mentalidad empresarial que no tiene en cuenta lo establecido por la OIT. Un anuncio en un periódico expresaba lo que muchos piensan: “estimado empresario, si tienes problemas con tu negocio, si no puedes pagar mano de obra, tenemos la solución, países del Este, un trabajador cobra 50 dólares al mes. Trasladamos sus máquinas allí”. En algunos casos, los gobiernos locales se “acomodan” a las exigencias de las multinacionales. En otros casos, temen el impacto económico que supondría el traslado de la empresa. Y es que algunas corporaciones tienen poder para hacer y deshacer a su voluntad.
Uno de los informes sobre Nike en diversos países de Asia, realizado sobre más de 5.000 trabajadores, confirmó que se habían producido abusos como salarios bajos, trato abusivo y horas excesivas de trabajo. Algunas empresas de Occidente establecidas en países asiáticos disponen de guardias de seguridad privada que fueron contratados para vigilar el “ambiente laboral”.
La presión social no debe limitarse a que las grandes empresas trasladen la ubicación de su expolio. Esta influencia debe redistribuirse, de forma que obligue a las subcontratas a que adopten cambios y a que los países reconozcan estas nuevas condiciones. Todo esto debe ser recordado por el comprador cada vez que se acerca a una tienda. No podemos permanecer como los europeos hasta hace 5 siglos, cuando pensaban que la seda era un fruto que se obtenía de los árboles. Un consumo responsable debe tener en cuenta que muchos productos proceden de “fábricas de sudor”, y que no se puede permanecer indiferente. Que protejan los derechos de los trabajadores, y que aporten desarrollo y bienestar en lugar explotación y miseria. No más excusas ni campañas publicitarias que oculten sus excesos.
Carlos S. Velasco

http://ccs.org.es/ 
El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.

jueves, 20 de julio de 2017

Consumir por encima de nuestras necesidades

En los últimos años la sociedad civil ha ejercido un importante papel en la concienciación. Gracias al activismo de muchas organizaciones y grupos ecologistas, el debate ha llegado al Parlamento Europeo, para que se elabore una legislación que reduzca la pérdida de alimentos.
El volumen de alimentos que se desperdician cada año son mil trescientos millones de toneladas, lo que equivale a casi un tercio de la producción mundial, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO). Mientras, ochocientos millones de personas pasan hambre en el mundo. El derroche de alimentos no sólo es una injusticia que denota una falta de empatía con aquellos países sin recursos, también supone un importante daño al medio ambiente, ya que se generan más de tres mil millones de toneladas de gases contaminantes.
Los países industrializados son los que más alimentos derrochan. Los excedentes que no se comercializan acaban casi siempre en vertederos, pocos se destinan a aquellos que más lo necesitan y sólo un pequeño porcentaje se utiliza como abono para hacer compost.
En los últimos años la sociedad civil ha ejercido un importante papel en la concienciación. Gracias al activismo de muchas organizaciones y grupos ecologistas, el debate ha llegado al Parlamento Europeo, para que se elabore una legislación que reduzca la pérdida de alimentos. Francia es el primer país que ha prohibido por ley que los supermercados tiren comida, obligados a donar lo sobrante a las Ong’s y bancos de alimentos; si no lo hacen, se exponen a multas económicas e incluso a cárcel.
La disposición de Francia contrasta con una falta de voluntad política por parte de la Unión Europea. Y es que, gracias a los grupos liberales, populares y socialdemócratas, las iniciativas legislativas quedan en meras recomendaciones, sin capacidad para exigir a los países miembros la adopción de medidas concretas. Grupos de izquierdas y organizaciones de consumidores recriminan a la UE un desinterés y un abandono de sus funciones, cuando el 20% de la producción de se pierde y el 10% de la población europea tiene dificultades para acceder a alimentos.
La propia FAO señala que el máximo responsable es el actual modelo de producción masiva que excede a la demanda. Los supermercados tiran los alimentos que no tienen una apariencia perfecta, e incluso exponen productos que no se van a consumir, por el hecho de que una estantería llena vende más. Es cierto que todos podemos poner de nuestra parte para evitar que “cada hogar europeo arroje a la basura entre 300 y 400 euros de comida al año”, como denuncia Manuel Bruscas, activista y promotor de la campaña ‘Stop al desperdicio de comida en Europa’; pero no se puede equiparar la responsabilidad de la ciudadanía con la de las cadenas de distribución. “Debemos buscar alternativas de consumo más justas y saludables para el planeta. Pero cuidado, el sistema juega a colocar las responsabilidades en las espaldas de los individuos, cuando hablamos de un problema político y social de dimensiones globales”, afirma la periodista y escritora, Nazaret Castro.
Lo que se esconde detrás del desperdicio es el consumismo exagerado que impone el modelo capitalista, donde no se produce en base a las necesidades, sino por la búsqueda del máximo beneficio, sin preocuparse por el medio ambiente ni por las personas. Obligar a las empresas del sector a que destinen el excedente para aquellos que no tienen es un primer paso, pero no es ni mucho menos la solución. El hambre no se combate con caridad, sino con políticas que reduzcan la pobreza y posibiliten a todo el mundo el derecho al acceso a los alimentos.
José María Gómez Vallejo

http://ccs.org.es/ 

El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.



lunes, 17 de julio de 2017

Transparencia en las Marcas de Calzado

En 2013 se produjeron más de 22.000 millones de pares de zapatos en todo el mundo. El calzado que utilizamos, sobre todo el de cuero, esconde en muchos casos vulneraciones de derechos humanos o daños al medio ambiente a lo largo de la cadena de suministro.

La Campaña CAMBIA TUS ZAPATOS es una coalición de 15 ONG europeas y 3 asiáticas que trabaja en incidencia política y social para la mejora sostenible de las condiciones laborales y medioambientales de la industria global del cuero y el calzado.
Pide a las principales marcas de calzado que no oculten las condiciones en las que se fabrican sus zapatos. La transparencia es fundamental para prevenir vulneraciones de los DDHH en las cadenas de suministro. Une tu firma y exige a las principales marcas de calzado que:
  • Publiquen los nombres y las direcciones de todos sus proveedores.
  • Informen sobre los progresos realizados en el abandono de productos químicos peligrosos.
  • Muestren que respetan los derechos humanos de las personas que fabrican su calzado, garantizándoles sueldos dignos y condiciones laborales seguras.

Más información ayuda a las trabajadoras y los trabajadores
La cadena de suministro global del calzado es compleja, pero no tiene por qué mantenerse en secreto. Saber de qué fábricas se están abasteciendo las marcas significa que podamos hacer que rindan cuentas. Las trabajadoras y los trabajadores podrán defender sus derechos, reclamar indemnizaciones en caso de accidentes y plantear cuestiones sobre salarios y seguridad. Las empresas podrán entender mejor los problemas que afectan al personal y al medio ambiente, y abordarlos. Esto hará que todos podamos saber dónde se han fabricado nuestros zapatos, tomar decisiones más informadas y exigir cambios.
Riesgos para la salud de quienes producen el cuero
El 85% del cuero vendido en la UE está curtido al cromo. Los procesos de producción inseguros generan que se libere cromo VI que, junto con otros productos químicos peligrosos, provoca que el personal de las curtidurías quede expuesto al asma, cáncer de piel y otras enfermedades mortales. Además, las curtidurías de países con escasas regulaciones ambientales vierten productos químicos peligrosos a las aguas subterráneas que contaminan las comunidades, las tierras, los cultivos y los ríos de su entorno.
Las trabajadoras a domicilio, las más invisibles y precarizadas
Las mujeres que trabajan en su domicilio en muchos países desempeñan un papel esencial cosiendo a mano las partes superiores del calzado que luego se vende en nuestras avenidas comerciales. En muchos casos, como por ejemplo en India, no tienen ninguna seguridad de poder trabajar, los precios a destajo son todavía más bajos que en las fábricas y no tienen cobertura social ni sanitaria de ningún tipo.
Las marcas deben responsabilizarse de los derechos humanos a lo largo de toda la cadena de suministro
A menudo, las marcas internacionales de calzado intentan esquivar su responsabilidad relacionada con los derechos laborales. Afirman que corresponde a curtidurías y fábricas locales garantizar que los productos se elaboran en condiciones seguras y justas. Sin embargo, desde 2011, según los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de las Naciones Unidas, los Estados y las empresas deben respetar los derechos humanos en toda la cadena de suministro. Estos principios establecen que las empresas tienen la responsabilidad de tomar medidas concretas para identificar, monitorear y mitigar sus impactos negativos sobre los derechos humanos.
Pide a Deichmann, Camper, Prada, Birkenstock, CCC, Leder & Schuh y otras marcas de calzado líderes que publiquen los nombres de sus proveedores y respeten los derechos humanos a lo largo de toda la cadena de suministro.
Firma la petición

jueves, 6 de julio de 2017

Microcrédito 14ª Conferencia Europea

La declaración de Venecia ¡Todos a bordo! Cierre de la conferencia europea sobre el Microcrédito, aprobado por las organizaciones miembros de la Red Europea de Microfinanzas en el marco de la 14ª conferencia anual de la asociación, celebrada en Venecia del 21 al 23 de junio. A la cita asistieron 350 delegados en representación de 80 organizaciones europeas que trabajan con microcréditos:

Queremos crear oportunidades y caminos hacia la inclusión para dar confianza y fuerza a los ciudadanos y permitirles participar plenamente en la economía real.
Queremos una sociedad en la que nadie quede excluido y donde aquellos que quieren iniciar nuevos negocios, consolidar empresas existentes o satisfacer necesidades personales para mejorar su calidad de vida, tengan acceso a una gama de servicios financieros y de apoyo adecuados.
Suscribimos todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y, en particular, los siguientes:
Objetivo 1: erradicar la pobreza en todas sus formas.
Objetivo 8: promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible y el trabajo decente para todos.
Objetivo 10: reducir las desigualdades.
Queremos afrontar este reto a través de instituciones de microfinanzas y bancos de orientación social. Por ello, invitamos a trabajar con nosotros a los operadores financieros y a los responsables políticos en Europa.
En consonancia con el tema principal de la 14ª conferencia anual de la Red Europea de Microfinanzas −"Educación financiera para todos los ciudadanos. ¡Todos a bordo!"− hacemos hincapié en la necesidad de promover y acelerar el proceso de inclusión financiera, centrándonos en el potencial de nuestros servicios y el fortalecimiento de las microfinanzas para una sociedad más equitativa y sostenible. Queremos apoyar a la comunidad en todos los aspectos de la exclusión financiera y asesorar a los gobiernos cuando no pueden abordar estas cuestiones.

LAS MICROFINANZAS CREAN OPORTUNIDADES DE INCLUSIÓN

El valor estratégico de las experiencias con microfinanzas en Europa está claramente demostrado por los productos y los servicios de inclusión disponibles en la actualidad, así como por la capacidad de las microfinanzas para satisfacer las necesidades de los ciudadanos en riesgo de exclusión social.
Creemos que el apoyo al sector de las microfinanzas es esencial para lograr la misión de ofrecer oportunidades para el crecimiento y el desarrollo personal a través de actividades comerciales y la creación de puestos de trabajo para combatir la exclusión. Las microfinanzas pueden lograr estos objetivos promoviendo oportunidades de colaboración efectiva entre sujetos públicos o privados (el comercio, la educación, el sector financiero y la sociedad civil).

FINANZAS INCLUSIVAS PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DE PERSONAS Y COMUNIDADES

La transición a un sistema financiero abierto e inclusivo, que responda a las necesidades de la comunidad, es hoy en día un desafío clave en Europa. Las microfinanzas son una parte integrante del movimiento cultural y social que tiene como objetivo resolver este problema a través de cambios estructurales y de percepción.
Mediante la formación y la educación, la microfinanciación ayuda a las personas a ser más independientes y conscientes. A cambio, los ciudadanos informados son más capaces de contribuir a sus comunidades. La adopción de nuevas prácticas y servicios, junto con políticas claras y eficaces a nivel local, nacional y europeo, ayudará a superar los desafíos a los que se enfrenta la financiación inclusiva en Europa.

LA INCLUSIÓN FINANCIERA PREVIENE LA EXCLUSIÓN

Los resultados de los programas de inclusión financiera consolidados demuestran la importancia de estos servicios para los ciudadanos y las comunidades en la lucha contra la exclusión del sistema económico y social. Creemos firmemente que los productos y los servicios de las instituciones microfinancieras son y serán cada vez más funcionales respecto a la realización y a la participación personal. Pensamos, además, que esto se deberá en gran parte a los esfuerzos de las instituciones existentes y de nuevas realidades abiertas, transparentes y en consonancia con la sociedad en su conjunto.

LA EDUCACIÓN FINANCIERA EN PRIMER LUGAR

La educación financiera es fundamental para crear un sector financiero sostenible e integrador. Hoy en día, la industria financiera apoya las medidas de transparencia para informar a los clientes y las iniciativas de educación financiera. Sin embargo, creemos que la educación financiera es necesaria en todos los niveles, incluidas las personas en posiciones de gobierno y de la propia gestión de las instituciones financieras. En consecuencia, nos esforzamos para mejorar no sólo la responsabilidad financiera de los individuos, las familias y las comunidades, sino también del personal de las instituciones microfinanzarias y los bancos de orientación social. También recomendamos la inclusión de la educación financiera en los programas escolares.
La educación financiera ayudará a las personas en la gestión responsable de su dinero, y facilitará el acceso a productos y servicios financieros adecuados. Así, pues, sugerimos que la educación financiera sea reconocida como una competencia clave en el marco europeo de competencias clave.

FINANZAS PARA LA ECONOMÍA REAL

La educación y los servicios financieros para la economía real, donde el espíritu emprendedor juega un papel clave, tienen un fuerte impacto en la vida de las personas. Nuestro objetivo es mantener el sector financiero en consonancia firme y permanente con las necesidades de la economía real y sostenible.

¡TODOS A BORDO!

En resumen, creemos que los compromisos descritos en esta declaración son la base para construir la sociedad justa y sostenible que nos imaginamos. Llamamos a las instituciones nacionales e internacionales y los responsables políticos a dialogar con nosotros, instituciones financieras y agentes europeos del campo de las microfinanzas, con el fin de crear las condiciones propicias para una verdadera inclusión: ¡todos a bordo!
Fundación Inversión y Ahorro Responsable - Banca Ética

martes, 4 de julio de 2017

The Bottom 100 ...

Was launched to give a face and voice to the people at the other end of the World’s Rich List. It is all too easy to think of “the bottom billion” in the abstract – but we hope that shining a light on even a tiny fraction of the world’s poor will put a human face on the suffering and crushing inequality endured by so many.
These 100 stories represent the many millions around the world who find themselves in poverty, living in an enduring struggle with little-to-nothing, in the face of adversity from conflict to oppression.
The Fund for Peace works tirelessly with local communities and policymakers around the world to address the challenges of conflict, inequality, and human rights abuse. Unfortunately, poverty is so abundant in the world that we could never hope to cover every issue or underlying cause. In compiling this list it was important to us to represent people from many different locations with a variety of poverty-causing challenges, to reflect the current state of the world and to put a human face to the complexities of the issues they face.
When we first engaged journalists and photographers across the globe with our initial concept, they jumped at the chance to be involved in giving a voice to the millions who need our help.
The project took almost two years to complete and saw interviews taking place across five continents, covering 23 different nationalities -- and many more ethnicities and languages -- to collate 100 compelling and important stories and experiences.