Etiquetas

viernes, 15 de enero de 2010

Mantener la movilización para el futuro

POR ABDESLAM BARAKA. No se pueden dejar a su suerte las miles de víctimas del sistema cuando la vestimenta del colonialismo ha cambiado por los atuendos de un ultra-liberalismo globalizado, férreo e inhumano.

Todo indica que el 2010 empieza con buen pie a nivel económico y financiero. Las bolsas internacionales han recuperado parte de las pérdidas ocasionadas por la crisis financiera y los indicadores económicos permiten augurar una recuperación, lenta pero certera. Al menos así lo pronostican los "gurús" del sector.

Como si nada hubiese pasado, volvemos al mismo sistema, limitándonos a asistir a algunos tirones de oreja a algún que otro banquero y a alguna que otra restricción provisional, mediáticamente calculada, de los famosos bonos o jubilaciones doradas, dudosamente merecidas.
En la actualidad, la crisis financiera, iniciada por el comportamiento irresponsable de los sistemas bancario y bursátil occidentales, ha dejado paso a las dificultades políticas de los gobiernos que luchan por cerrar unos presupuestos, que carecen de recursos suficientes y que pretenden contener un malestar social latente.
Nos encontramos ante la inhabitual situación en que el Estado, o el poder político, se ve debilitado; por haber reaccionado e intervenido en un sector de la economía dejado durante mucho tiempo a sus anchas y que amenazaba con quebrar el sistema. Ese mismo sector, hoy convaleciente pero suficientemente recuperado como para devolver “la cortesía”, no parece conmoverse por las dificultades de su salvador.
No olvidemos que para salir de ésta, se tuvo que recurrir a planes multimillonarios (dos mil billones de dólares) de rescate de bancos y entidades financieras e industriales, financiados por la plancha de billetes, paulatinamente asumida por el contribuyente; sin dejar de tener en cuenta, los que necesitan todavía del gran emprunt national para superar el bache.
Copenhague fue un desastre por falta de financiación, la hambruna en el mundo pasa a un tercer o cuarto plano, se añade Yemen al eje del mal, la región del Sahel lo está de lleno y el reclutamiento de los que “quieren morir por Dios” se hace mas fácil que los que “quieren vivir por Dios”, como ha dicho un conocido jurisconsulto musulmán.
Hoy en día, hay que reconocer que la crisis no fue generalizada. La sintieron las empresas que necesitaban de créditos bancarios para finalizar sus obras, la vivieron los obreros que perdieron su trabajo y otros que perdieron sus viviendas por no poder asumir, en esas condiciones, sus hipotecas; la sufrieron el sector turístico y los países que cuentan con remesas de sus emigrantes en el extranjero. Posiblemente muchos otros sectores que se me escapan tuvieron que padecer sus efectos, salvo un sector, silencioso e inmutable que participa en la preparación de la toma decisión política, el de los altos  cargos y funcionarios, cuya nómina no ha cambiado. Alguna mala lengua diría que hasta se han beneficiado de la devaluación de propiedades y productos.
Por ello, el sistema no puede ser más que el mismo, puesto que su estructura queda intacta, y por lo tanto no se puede esperar cambio alguno sin mantener la movilización de todos aquellos que reclamamos, en su momento, el cambio: el de la estructura económica y de la sensibilidad política.
Me dirijo a esas plumas que han cesado de escribir, a esas voces que han dejado de vociferar, a esos políticos que se habían dignado acordarse de los pobres y que de pronto se olvidan de las sílabas que conforman la palabra solidaridad. Me dirijo a todos aquellos que se aprestan a disfrutar la nueva era de prosperidad, haciendo votos para que Dios se apiade de los que tengan que afrontar la próxima crisis, para pedirles que rectifiquen. No se puede bajar la guardia cuando el peligro aun nos acecha. No se pueden dejar a su suerte las miles de víctimas del sistema y orar por ellos. No se puede dimitir de su deber de ciudadano sin debatir, sin tratar de convencer, máxime cuando la verdad salta a la vista y que la verdad está del lado del futuro de nuestro hijos.
Nuestra voz debe ser movimiento; nuestros votos, Poder. No importan fronteras ni deberán influir soberanías cuando los males que nos acechan han sabido cambiar la vestimenta del colonialismo “civilizador” y voraz por los atuendos de un ultra-liberalismo globalizado, férreo e inhumano que ya no necesita ni de mandatos internacionales ni de ejércitos, sino de reglas comerciales transfronterizas tan equitativas que tratan de superar a las que rigieron el enfrentamiento entre David y Goliath.
Aunque es preciso recordar que ciertas proezas no suelen ser fáciles de reeditar.

Abdeslam Baraka
Ex Ministro y ex embajador de Marruecos en España
http://ccs.org.es/
El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.