Etiquetas

viernes, 19 de noviembre de 2010

Juntos contra la pobreza

Por ALBERTO SIERRA. La unión hace la fuerza. Así lo creen algunas ONGs, que han puesto a un lado sus diferencias y trabajan juntas para luchar contra las injusticias que existen en el mundo. 

Cada vez son más las ONG que se unen para lanzar campañas de comunicación conjuntas con el objetivo de aumentar su capacidad de sensibilización social y de incidencia política. Sin embargo, la unión de fuerzas también presenta ciertas dificultades a la hora de poner de acuerdo a organizaciones que, aunque persiguen un mismo fin, no siempre coinciden en la forma de alcanzarlo. Matices ideológicos, simples diferencias en las señas de identidad de cada entidad o errores en el planteamiento de las campañas presentan importantes barreras que en ocasiones derivan en fracaso.
Una de las primeras iniciativas conjuntas lanzadas en España fue Armas bajo control. Lanzada en 1994 por Amnistía Internacional, Greenpeace e Intermon Oxfam (bajo la coordinación de la Escuela Cultura de Paz) se ha convertido en una de las alianzas de mayor éxito. “Cuando empezamos, los datos sobre las exportaciones de armas estaban sometidos al secretismo más absoluto. No sabíamos qué compañías las fabricaban ni a qué países se vendían”, recuerda Mabel González, responsable de desarme de Greenpeace. “Ni siquiera podíamos denunciar las actuaciones de los gobiernos o de las empresas porque no disponíamos de la información necesaria para ello”.
La convicción de que las armas promueven la violencia y por tanto fomentan la violación de los Derechos Humanos, sirvió para unir fuerzas y exigir la máxima transparencia y el mayor control posibles sobre su venta. Sus reivindicaciones, informes y estudios han contribuido a la consecución de tratados internacionales como el suscrito en Ottawa en 1997 contra las minas antipersona o el firmado en Dublín en 2008 contra las bombas de racimo. También han hecho posible legislaciones nacionales para el control de las exportaciones, como la Ley española de Comercio de Armas de 2007, e incluso han servido de base para el guión de una película: El señor de la Guerra, protagonizada por Nicholas Cage.
Alianza Española contra la Pobreza es otro ejemplo significativo de la influencia que pueden llegar a tener las ONG sobre las decisiones políticas. Formada por más de 80 organizaciones de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo de España (CONGDE), sindicatos, entidades ecologistas, feministas e incluso religiosas, tiene como objetivo exigir la reducción de la pobreza y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Mileno (ODM).
En un país dirigido por una clase política confrontada, la Alianza fue capaz de conseguir en 2007 la firma de un pacto de Estado contra la Pobreza; el único acuerdo suscrito por todos los partidos políticos durante la anterior legislatura.
La unión de varias organizaciones bajo un mismo paraguas ha permitido avanzar en la consecución de objetivos comunes. No obstante, las diferencias ideológicas e institucionales de las entidades suponen importantes barreras a la hora de abordar ciertos asuntos.
“La toma de decisiones es complicada. En muchas ocasiones nos hemos encontrado con posturas diversas y no convergentes que han hecho imposible llegar a acuerdos a la hora de redactar manifiestos o simples notas de prensa. La heterogeneidad hace que muchas veces caminemos despacio”, reconocen en la CONGDE. Aunque esas confrontaciones nunca han supuesto la ruptura de una entidad con la Alianza,“sí es cierto que hay algunas organizaciones que, a raíz de un problema de este tipo, han disminuido de forma muy considerable su participación en la Alianza”.
En otras ocasiones, las dificultades radican en aspectos técnicos o de planteamiento. Es el caso deJuntos es Mejor, creada en 2006 por Save the Children, Médicos del Mundo y Acción Contra el Hambre para responder de forma conjunta a situaciones de emergencia en países empobrecidos. Tras la experiencia del tsunami de 2004 estas organizaciones decidieron unirse para la captación y gestión de donaciones, con el objetivo de mejorar la coordinación necesaria para dar respuesta a las situaciones de desastre natural. “La idea era la de aprovechar el buen hacer de cada una en tres ámbitos humanitarios muy importantes como son la salud, la alimentación y la protección de la infancia”, cuenta Guillermo Algar, portavoz de Médicos del Mundo.
Este triángulo de fuerzas cuenta con una página web, un call centery una pasarela on-line para la recaudación de fondos, un protocolo de actuación y comunicación muy bien definido e incluso una imagen corporativa propia. Cuatro años después de su lanzamiento, Juntos es Mejor aún no ha realizado ni una sola operación humanitaria en el extranjero, a pesar de las distintas emergencias que han surgido. Como dicen desde la propia CONGDE, la unión hace la fuerza aunque el camino sea largo y difícil.
Alberto Sierra Asensio
Periodista
http://ccs.org.es/
El Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) es un servicio de información gratuito de la ONG Solidarios para el Desarrollo a los medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil en América Latina, EE.UU. y España. El CCS parte de la necesidad fundamental de integrar la información al desarrollo y la comunicación como elemento de cooperación y está integrado por periodistas, economistas y profesores de universidad expertos en pobreza, educación, salud, ecología, derechos humanos, política internacional, etc. Los artículos pueden reproducirse libremente citando la fuente. Las opiniones de los artículos enviados no reflejan necesariamente las del CCS y son responsabilidad de los autores.