Etiquetas

martes, 15 de enero de 2013

Un mundo sin hambre


Más de 300 cooperantes y 4.600 trabajadores locales de Acción contra el Hambre combaten el hambre con programas de nutrición y salud, agua y saneamiento y seguridad alimentaria.
Unos 1.020 millones de personas en todo el mundo tienen que enfrentarse al hambre cada día, en un mundo donde la producción agrícola podría ser suficiente para alimentar al doble de la población mundial.
La consecuencia más dramática del hambre es que 55 millones de niños y niñas menores de cinco años en todo el mundo sufren desnutrición aguda.
Las causas que originan el hambre son múltiples y complejas: políticas comerciales injustas, pobreza, falta de acceso a agua potable, situación de discriminación de la mujer, desastres naturales, violencia y conflictos armados, o pandemias, entre otras.
 
José Luis Leal, presidente de Acción contra el Hambre
“Nuestro principal reto es la desaparición del hambre en el mundo”
La misión de Acción contra el Hambre es “un mundo sin hambre”. ¿Cómo se puede acabar el hambre?
En el mundo actual el hambre no es una fatalidad como podía serlo hace siglos. Existen los medios técnicos y humanos para acabar con una plaga cuyo origen no se encuentra tanto en las catástrofes naturales como en las guerras, los conflictos internos, las desigualdades en la distribución de la riqueza… causas todas ellas humanas con las que se puede acabar si existe la voluntad de hacerlo.

¿Qué es más necesario: recursos o voluntad política?
Hay un problema evidente de recursos. En cuanto a la voluntad política depende de lo que se entienda por ella. Si los llamados países ricos procuraran una mayor ayuda los problemas podrían aliviarse, pero no hay que olvidar las guerras, las poblaciones desplazadas, las desigualdades sociales, las dictaduras…

Luchar contra el hambre es más que dar comida, también es poner en marcha programas de nutrición y salud, agua y saneamiento, seguridad alimentaria… ¿Cuáles son las principales líneas de actuación de ACH?
La primera línea de actuación son las emergencias que, por su naturaleza, son imprevisibles. Normalmente son inter venciones limitadas en el tiempo que requieren una capacidad de intervención casi instantánea, lo que a su vez hace necesario tener bases logísticas y equipos dispuestos a ser movilizados con un preaviso de pocas horas. Afortunadamente, Acción contra el Hambre dispone de estas bases en las que se almacena el material de intervención urgente, como por ejemplo depuradoras, y equipos. Las intervenciones de seguridad alimentaria son de otro tipo pues no requieren tanta urgencia aunque siempre necesitan personal especializado. Nuestra estrategia en estas intervenciones es contar, cada vez que podemos hacer lo, con organizaciones locales. Las actuaciones de Acción contra el Hambre no se agotan en estas dos formas de actuación puesto que también inter venimos en el ámbito de la prevención utilizando para ello de forma intensiva las nuevas tecnologías, incluyendo las espaciales. Podemos decir que abordamos la desnutrición infantil, punta de la pirámide del hambre, con un enfoque integral, que aborda desde el diagnóstico y el tratamiento de la desnutrición pura y dura hasta acciones de prevención relacionadas con el agua, el saneamiento y la higiene, la seguridad alimentaria y la prevención y preparación ante desastres.

Básicamente la labor de Acción contra el Hambre se centra en la ayuda internacional ¿Cuáles son sus objetivos prioritarios? ¿Qué zonas se encuentran en máxima prioridad para la ONG que preside?
Nuestro primer objetivo es luchar contra el hambre en sus principales manifestaciones: hambruna, desnutrición, refugiados de guerras o de catástrofes naturales. Actualmente operamos en África, en América Latina, en Oriente Próximo, en el Cáucaso y en Filipinas.

A nivel internacional, ¿cómo valora las políticas puestas en marcha por las autoridades internacionales?
Hay muchos programas, por lo que es difícil evaluarlos todos. Me parece particularmente útil el PMA, el Programa Mundial de Alimentación de las Naciones Unidas. Por lo que se refiere a los recursos de origen público de las ONG habría que mejorar la disponibilidad de los fondos acordados y la condicionalidad.

Varias ONG denuncian que la ayuda al desarrollo ha descendido a niveles de los años 80 a consecuencia de la crisis. ¿Qué opinión le merece?
Es un problema de presupuestos ligado a la crisis económica actual que ha afectado de manera más que proporcional a la ayuda al desarrollo. Pero también hay que reconocer que en los años inmediatamente anteriores a la crisis España aumentó mucho su ayuda al Tercer Mundo. Es de esperar que cuando la situación económica mejore las aguas vuelvan a su cauce.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Alimentación, ACH denunció que nueve de cada diez niños desnutridos no tienen acceso a tratamientos nutricionales. ¿Qué hacer para cambiar esta situación?
Ayudar a la toma de conciencia del problema e incrementar los recursos puestos a disposición de las organizaciones que luchan contra esta situación, pero también ayudar, de una u otra forma a que los problemas de fondo que originan el hambre se resuelvan cuanto antes.

Según la última encuesta del INE uno de cada cinco españoles vive por debajo del umbral de la pobreza y unos dos millones de ellos necesitan ayuda alimenticia. ¿Se han planteado actuar en España?
Acción contra el Hambre ha actuado hasta ahora fuera de España, pero desde que se ha iniciado el proceso de fusión con la Fundación Luis Vives hemos comenzado a actuar en nuestro país. Nos complementamos bien y estoy seguro de que seremos capaces de extraer lo mejor de nuestras respectivas culturas. Estamos poniendo en marcha algunos programas novedosos que espero que den pronto sus frutos.

¿Es solidaria la sociedad española?
No tanto como otras sociedades avanzadas, pero las cosas están cambiando a mejor. No hay que olvidar que la crisis económica es más dura en España que en la mayoría de los países avanzados.

Y en relación a las empresas, ¿han notado un aumento de la sensibilidad de éstas hacia las iniciativas que está llevando a cabo Acción contra el Hambre?
Sin duda. La respuesta de las empresas a nuestras peticiones de ayuda es cada vez más importante. Espero que nos vean como lo que somos: una organización eficiente de ayuda a los más desfavorecidos.

Recientemente Acción contra el Hambre ha liderado iniciativas como los “Sándwiches contra el hambre”, de VIPS, o “Restaurantes contra el hambre”. ¿Qué balance hace de este tipo de iniciativas?
El balance es positivo. Son iniciativas que ayudan en varios sentidos: en primer lugar porque aportan respuestas a problemas reales, pero además porque nos ayudan a obtener recursos y a darnos a conocer a un amplio colectivo de donantes.

¿Cómo valora las políticas de RSC que llevan a cabo las empresas españolas? 
En líneas generales, la RSC va penetrando en las empresas españolas. Seguimos en ello las pautas europeas, que son distintas de las de otros países avanzados en los que la debilidad de las políticas de protección social hizo que las empresas tomaran a su cargo unas funciones que en Europa son asumidas por el Estado.

¿Qué retos de futuro se ha marcado Acción contra el Hambre?
Nuestro principal reto, y casi podríamos decir que único reto, es la desaparición del hambre en el mundo. A primera vista parece una utopía, pero no lo es. En cualquier caso, el esfuerzo de los excelentes profesionales con que cuenta nuestra Fundación se vería justificado con sólo haber sido capaces de salvar una sola vida. Afortunadamente, hemos podido salvar muchos miles de vidas. Nos orgullecemos de ello y nunca agradecernos bastante la ayuda que recibimos de nuestros donantes, individuales o corporativos, públicos o privados.

Restaurantes contra el hambre
  • Un total de 470 restaurantes de 50 provincias de toda España se han unido a la 3ª edición de la campaña “Restaurantes contra el Hambre” organizada por Acción contra el Hambre y la Federación Española de Hostelería (FEHR) con el objetivo de luchar contra la desnutrición infantil.
  • Del 15 de septiembre al 15 de noviembre, los 470 restaurantes adheridos a la iniciativa solidaria han ofrecido a sus clientes un menú o un plato de su carta solidario. Por cada cliente que ha elegido ese plato o menú el restaurante ha donado una cantidad que irá destinada a comprar los tratamientos que salvan la vida de niños y niñas amenazados por la desnutrición infantil y sus familias en los países más pobres del mundo.
  •  “La decisión de más de 470 hosteleros de apoyar esta campaña no sólo es un gesto valiente, sino también una prueba de visión de negocio”, Carmen Gayo, directora de Comunicación de Acción contra el Hambre.
  •  “Con esta iniciativa nos estamos ayudando todos, animando al consumo, disfrutando de la gastronomía y realizando un acto solidario con la infancia que menos tiene”, Emilio Gallego, secretario general de la FEHR.